Las Negras, Martes 24 de Octubre de 2017

 


Creado en 1987, es el primer Parque Natural marítimo-terrestre de Andalucía, abarca los municipios de Almería, Níjar y Carboneras, se encuentra situado en la zona del cabo del mismo nombre, en el extremo suroriental de la provincia de Almería. Sus 33.663 Has. de espacio protegido están catalogadas como Zona de Especial Protección para las Aves y además están incluidas en el listado de humedales de importancia internacional (Convenio RAMSAR).
También nos encontramos con zonas cuyas condiciones climáticas de sequedad son semejantes a las que existen en extensos territorios de África del Norte o de Oriente Medio, lo que identifica este lugar como el enclave más árido de la Europa Occidental. A pesar de ello y de su aparente aspecto desértico encierra formas de vida animal y vegetal muy peculiares, que han logrado adaptarse a extremas condiciones de aridez.
De gran interés ecológico, incluye una de las franjas costeras más bellas del Mar Mediterráneo, jalonada por acantilados y salpicada de pequeñas y solitarias calas, extensas playas y arrecifes. Además tenemos a la Sierra de Cabo de Gata que es uno de los macizos de origen volcánico de Europa. En 1997 fue declarada Reserva de la Biosfera por la UNESCO.
En el aspecto botánico terrestre, cabe destacar que en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, existen importantes formaciones de matorrales y herbáceas formadas por cornicabra, matagallo, aulaga morisca, esparto y palmito (única palmera autóctona europea), además de las especies autóctonas, como el dragoncillo de Cabo de Gata o la clavelina del Cabo. Cuando nos sumergimos en sus cristalinas aguas nos encontramos con llanuras de fangos y arenas y los fondos rocosos, que son la prolongación bajo el agua de la sierra volcánica, se desarrollan extensas praderas de Posidonia oceánica, que alimentan y cobijan a gran cantidad de especies de peces, moluscos y crustáceos.
De la fauna marina podemos destacar el cabracho, la cabrilla y el reyezuelo. También nos ofrece una gran riqueza de fauna terrestre, pudiéndose citar 3 especies de anfibios, 13 de reptiles, 17 de mamíferos y 101 de aves.

La Naturaleza del Parque
Flora y fauna

Níjar, y su comarca, está enmarcada dentro de la unidad biogeográfica murciano-almeriense, y hemos visto como posee unas características climáticas (subárido con alta humedad media y elevada evaporación y exposición solar) y edafológicas con suelos y relieve volcánico de escasa sujeción, que influyen en la presencia de una débil vegetación capaz de aprovechar la escasa pluviosidad y una vegetación edáfica, que no depende de las precipitaciones y que se adapta al suelo o a las precipitaciones ocultas para sobrevivir, de gran variedad y riqueza.

Es un suelo de vegetación mediterránea que representa aquí una de las unidades florísticas más singulares de la Península con numerosas singularidades, como el palmito (Chamaerops humilis), única palmera autóctona del continente, el lentisco, los arcos y azufaifos (Ziziphus lotus), portento de adaptación al medio.

El matorral y el bosque espinoso de poco ramaje predominan sobre el arbolado, lo que impone en este hábitat el predominio, en lo referente a fauna, de insectos y vertebrados. La presencia animal de Níjar, se complementa con los reptiles, anfibios y aves que habitan en los humedales del Cabo de Gata, junto a una modesta representación de mamíferos.

En lo se refiere a la fauna y flora marina, tan rica y bien conservada, la dividiremos en cuatro ecosistemas para una más fácil exposición.

Zona árida: Arenas volcánicas y acantilado litoral, dunas, arenales y saladares

Zona espeparia: El matorral y el bosque espinoso (las ramblas, la Serrata y las lomas y barrancos de laderas de monte)

Zona seca de huertas: El árbol (El Colativí, Níjar y las huertas del litoral, Fernán Pérez, las Hortichuelas y el Pozo de los Frailes)

Zona árida

Arenas volcánicas y acantilado litoral, dunas arenales y saladares

En la zona influenciada por el oleaje viven algunos líquenes especializados y pequeñas algas. Son acantilados de pared vertical donde encontramos algún reducto vegetal en cavidades y rellanos. La vegetación está adaptada a soportar la salinidad, como el hinojo marino (Crithmum maritimum) y las saladinas (Lycium intricatum). En las playas, donde pueden llegar restos orgánicos con el oleaje, encontramos la oruga de mar (Cakile marítima).

Las dunas del litoral, cobijan una escasa vegetación, entre las que domina la Algodonosa compuesta (Otanthus Maritimus) y el Elymus Factus. En la franja de las dunas móviles, encontramos gramíneas como el Barrón (Ammophila arenaira arundinacea). Más alejados del agua, en las dunas semifijas, con la presencia de especies camefíticas, como la Bolina o Pegamoscas (Ononis natrix ramosissima). En las dunas fijas, hallamos tarayales de Tomarix boveana y especies halófilas como la Limonium delicat um, y donde hay mayor humedad, los almajos grandes (sosa alacranera) como la Sarcocomia fruticosa que en esta zona podemos encontrar en las charcas salobres.

Sobre el pastizal, barronal y matorral bajo, destacan las cúpulas de los azufaifos, bajo el que se ocultan un micromundo de numerosas especies vegetales y animales, que aquí se encuentran cercanos a la mar.

Por último, en la zona superior de los acantilados y en las laderas volcánicas, tenemos el comical, los retamales y algún lentisco.

También nos tropezamos con bosquecillos de palmitos y espinos negros que se alternan con los tomillares, efedras, bufalagas, pegamoscas, orovales, etc., que completan con su señalada naturaleza norteafricana, un retrato único de Europa.

En estos lugares abundan la víbora hocicuda (Vipera latasti), la culebra bastarda y la de escalera, el lagarto ocelado, el eslizón tridáctilo y el sapo corredor, como representantes de los anfibios y reptiles, entre los mamíferos nos podemos encontrar con el erizo moruno, las musarañas, algún zorro que se acerca hasta la costa y sobre todo, conejos y liebres.

Es aquí donde crecen y desarrollan la mayoría de especies de vegetación edáfica con variedades exclusivas en el mundo y donde encontramos la avifauna acuática, centrada mayoritariamente en el área de reserva de Las Marinas-Amoladeras y la antigua albufera que hoy forma las salinas de Cabo de Gata.

Estas zonas constituyen las zonas de mejor observación tanto estival, en la que podemos estudiar a flamencos, cigüeñas, garcetas y muchas larolimícolas que llegan desde Europa, África y otras zonas de Andalucía y también carracas, abejarucos, este, que van hacia la zona esteparia, como invernal, cuando arriban las avefrías, alcaravanes, camachuelos trompeteros, etc., y es igualmente importante como base de aves migratorias, entre las que se encuentran tórtolas, currucas, reyezuelos, buitrón, etc., y permanentes como la terrera marismeña, mochuelo, cernícalo.

Más al interior, el monte bajo nos muestra el matorral de degradación típico de la estepa.

Tarayales: Sitio poblado de tarayes// Taray: Arbusto de la familia de las de las Tamaricáceas, que crece hasta tras metros de altura, con ramas mimbreñas de corteza rojiza, hojas glaucas, menudas, abrazadoras en la base, elípticas y con punta aguda, flores pequeñas, globosas, en espigas laterales, con cáliz encarnado y pétalos blancos, y fruto seco, capsular, de tres divisiones, y semillas negras. Es común en las orillas de los ríos (definición R.A.E.)

Halófilo: Se dice de las plantas que viven en terrenos donde abundan las sales (definición R.A.E.)

Almarjo: Cada una de las plantas que dan barilla (definición R.A.E.)

Barrón: Planta perenne de la familia de las Gramíneas, con tallos derechos de cerca de un metro de altura, hojas arrolladas, punzantes y glaucas, y flores en panoja amarillenta y cilíndrica, con pelos cortos. Crece en los arenales marítimos y sirve para consolidarlos. (definición R.A.E.)

Avifauna: Conjunto de las aves de una país o región (definición R.A.E.)

El matorral y el bosque bajo espinoso. Las Ramblas, la serrata y las lomas y barrancos de laderas de monte.

El espartal, aulagar y tomillar componen las vastas extensiones de matorral de degradación (vegetación adaptada a la presencia humana) que, desde la tala y quema de la débil base boscosa preexistente (matorral leñoso alto), domina las laderas y lomas de prácticamente toda la comarca.

A pesar de su indudable interés botánico, configura la zona de paisaje más insípido, únicamente alegrado por pequeños oasis de palmeras, chumberas y pitas o agaves de alto pitaco, junto a aislados viejos olivares, almendrales e higueras.

La fauna dominante en la comarca son los insectos, abundando en primer lugar los ortópteros (Mantis religiosa), los himenópteros (hormigas lasius, abejas), coleópteros (cigarras) y dípteros (moscas, mosquitos, tábanos etc.), cuya presencia nunca llega a ser molesta ni excesiva salvo en lugares con presencia de ganado, también encontraremos aquí a la lagartija colirroja, las salamanquesas, lagartos y eslizones junto a sapos, ranas y la culebra de herradura.

También aparecerá el zorro, el lirón careto, el topillo, el tejón, el murciélago y hasta el jabalí y, por supuesto, el conejo. De entre las aves resaltaremos el mochuelo, la carraca, el abejaruco, el búho real, la paloma zurita, el zorzal y la perdiz.

Zona seca de huertas

El árbol. El colativí, Níjar y las huertas del litoral, Fernán Pérez, las Hortichuelas, el Pozo de los Frailes

En los pequeños enclaves boscosos de Genoveses, San José, barranco del Negro, Albaricoques y Agua Amarga, cerca del Colativí se puede encontrar restos de antiguos bosques de encinas y pequeñas agrupaciones arbóreas testigos de épocas más lluviosas.

Es desde el Colativí hacia el sur por las laderas de Sierra Alhamilla, en Inox, Huebro y La Villa, donde encontramos las mejores condiciones de suelo y humedad de la comarca.

El agua de los manantiales, la sombra de los riscos y la labor agrícola han favorecido la aparición del mayor "oasis verde" de la comarca, donde podemos encontrar ejemplares de olma, algarrobo, castaño, nogal, eucalipto, pinos, ganados, olivos, higueras, palmeras y una gran variedad de frutales y árboles de regadío entre los que domina el naranjo.

Los huertos y bancales en monte alto mantienen testimonio de cultivos y arbolado de secano que alternaba con especies autóctonas.

También aquí se lindan y sujetan a menudo los bancales con chumberas y pitas. Junto a las acequias y los barrancos regados está el junco, la caña y un sinfín de flores, plantas olorosas, arbustos y trepadoras.

La altura y la mayor humedad, así como la diferencia de temperatura hacia valores más bajos, propician un leve descenso en la fauna de invertebrados, más patente en las zonas de cultivo intensivo y debido al fumigado agrícola, siendo en general la misma.

Entre los reptiles y anfibios podremos nombrar a la culebra de agua (Natrix maura) y algún galápago leproso (mauremys caspica) y de entre los mamíferos, el ratón campestre y la rata, aunque muy controlados por zorros, culebras y otros depredadores que encuentran espléndidos refugios en la zona alta, llena de cuevas, grietas y agujeros en los balates de piedra de los bancales.

Aparte de las rapaces, búhos, mochuelos y demás trasnochadores, aquí las aves son de menos porte en general, con los aviones roqueros (Hirundo rupestri) las collabas negras (Oenanthe leucura), vencejos reales (Apus melva), mirlos, abubillas y gorriones, carboneros y jilgueros, entre otros.

La plataforma costera

Los fondos marinos. Las praderas de posidonia

El Parque Natural cuenta con una extensión marítima protegida de unas 12.000 Has., correspondientes a una milla marina desde la costa, con más de mil especies entre flora y fauna, que hacen que en su conjunto, dados los aspectos geológicos de vulcanismo descritos, se pueda hablar de un biotopo marino de primer orden.

Los acantilados, que representan el mayor porcentaje en la costa de Níjar, tienen una variada continuación bajo el agua, con profusión de grutas, cuevas, paredes, extraplomos, bloques y afloramientos magmáticos típicos de génesis volcánica y erosión marina, generadores de uno de los fondos marinos más bellos y mejor conservados del Mar Mediterráneo.

La composición rocosa y la claridad de sus aguas, de hasta 18-20 metros en condiciones óptimas, lo convierte en un paraíso para el buceo contemplativo y fotográfico.

En algunos parajes, como Mónsul o Rodalquilar, podemos disfrutar de esta belleza a tan solo un metro de profundidad, pudiendo, hasta los más tímidos bañistas, sorprenderse de esta inusual riqueza. Será a partir de los 5 metros y hasta los 20 donde los más experimentados buceadores disfruten de un espectáculo único que dividiremos para su mejor comprensión en tres fondos:

Fondo de arenas

Con variedad de grosor en las arenas, muestra la fina a mayor profundidad, asentada en un fondo limoso con fanerógamas marinas, que son, más que algas, verdaderas plantas con flores, con una rica fauna camuflada entre los sedimentos: moluscos bivalvos como las coquinas, chirlas, etc, gasterópodos como la cañailla, los huevos de náutica y cefalópodos, como la jibia.

También erizos y otros equinodermos, como la estrella de arena; crustáceos variados de tipo cangrejo y un sin fin de peces como el salmonete, la herrera, el tordo, etc.

Fondo de rocas

En él se encuentra, a poca profundidad, la cubierta vegetal repleta de algas, esponjas, madréporas, anémonas, falso coral, anélidos, moluscos, erizos y estrellas, como la purpúrea y peces de colores como el pez Músico o Reyezuelo, el Verrugallo, el Pez Verde, la Mojarras y a mayor profundidad, el Mero, la Morena y el Rascacio. Todos ellos encuentran grandes cantidades de alimentos entre las algas y refugio en las grietas, en un delicado equilibrio.

Llanuras de posidonia

Es la posidonia una fanerógama con flores, hojas, rizomas y raíces. Forma amplias praderas sustentadoras de la producción primaria, la oxigenación e incluso influye en el movimiento de las masas de agua. Asentada inicialmente en fondo rocoso a 20 m. de profundidad, es poblada por numerosas especies de equinodermos y cefalópodos (pulpo común), la nacra (bivalvo gigante) y las estrellas rojas.

Curiosidades

Entre las muchas curiosidades de la comarca podrán ver el Palmito (Chamaerops humilis), única palmera autóctona europea.

El azufaifo (Ziziphus lotus) bajo el cual encontramos un verdadero ecosistema completo y una serie de endemismos botánicos, como la Alaga mora, el Dragoncillo del Cabo, el Androcybium europaeum, bulbo de sorprendente floración invernal; el Jopo de lobo (Cynomorium coccineum), y el Chumberillo de lobo, que es el único en Europa que desarrolla de forma natural un biotipo cactoide; la Dianthus charidemi, clavellina bella y delicada con flores blancas de cinco pétalos, el Antirrhinum charidemi, Sideritis osteoxyla, Teucrium charidemi y otras rarezas exclusivas de la comarca, que encuentran un suelo ideal entre las andesitas y los albardinales influidos por la maresía y la salinidad del suelo.

De entre las aves, destacar el Flamenco, el Camachuelo trompetero, el Chorlitejo patinegro y la alondra Dupont, que se cría en estos parajes esteparios.

En barco por la costa

La zona marítima del Parque Natural ocupa el ancho de una milla marina (1851’820 metros) mar adentro, a lo largo de casi 45 kilómetros de litoral, lo que implica un total de unas 12.200 Has., teniendo su límite Norte es la desembocadura del Barranco Hondo, al Norte de Mesa Roldán y por el Sur su frontera está en la Rambla del Agua, cerca de Retamar.

Sus aguas presentan la temperatura media más elevada de toda la Península, con 17’1º C (periodo 1991-94) y una amplitud térmica de 7’5º C. Esta calidez es debida a las altas medias veraniegas y a un curioso y persistente "minianticiclón" (zona de altas presiones relativas) que suele posicionarse en la zona entre primeros de Diciembre y mediados de enero, cuando más bajas deberían ser las temperaturas, ocasionando un tiempo soleado y una mar en calma a la que los marineros de la zona llaman "aceitosa" o "mar blanca", debido a su famoso efecto visual de reflejo.

Probablemente éstas sean las aguas más limpias del Mar Mediterráneo, con una visibilidad media de 16 metros, aunque sobre rocas y en óptimas condiciones pueden llegar a los 21.

Con un porcentaje cercano al 50% de días en calma al año nos encontramos frente a una costa de mar relativamente tranquila en la que es muy temido el temporal de Poniente, que puede llegar a producir corrientes cercanas a la costa muy rápidas en dirección Este.

Desde el Cabo de Gata hasta Mesa Roldán las corrientes de costa suelen ser de dirección Suroeste (SO), donde predomina el Levante desde julio hasta octubre y el Poniente de noviembre a junio. En esta zona de la costa el temporal de Poniente es cortado en parte por la Sierra litoral y, aunque se le supone menos peligro de alejar los barcos de la costa, tiene fama de ser molesto pero no tan fuerte, si bien puntualmente ha ocasionado grandes catástrofes, pues los puertos naturales de esta costa no resguardan cuando los vientos son de componente Este o rolan hacia el Sureste, y es precisamente el Levante el que se torna muy peligroso para cualquier fondeadero, cala o puerto de la comarca.

Viaje submarino

La sierra volcánica tiene una continuación submarina y una bellezas en sus acantilados que sólo es posible disfrutar desde el mar. Desde Cala Higuera hasta la punta del Esparto se extiende la caldera de Los Frailes, de cinco kilómetros de diámetro, que ha sido erosionada por el mar y presenta un paisaje de acantilados únicos a escala mundial formados por tobas, brechas, domos, coladas y sedimentos de hasta 200 metros de altura.

No menos impresionantes son las paredes, calas y arrecifes que llegan hasta el Cabo y hacia el Norte, las terrazas amarillas y formas erosionadas de la caldera de Rodalquilar entre el Cerro de los Lobos y La Joya.

Una de las mejores formas de recrearse que ofrece este rincón costero es el recorrerlo en barco, haciendo parada en los lugares donde llegar a ellos por tierra entraña una mayor dificultad, disfrutar de paisajes insólitos y gozar de baños en agua limpia y cristalina.

Paraíso para los amantes del buceo y fotografía submarina, donde pueden descubrir un sinfín de especies animales y vegetales entre las que se encuentran las praderas de posidonia, las anémonas, coralinas, ascidias, etc., en peligro por las artes de pesca exhaustivas o inapropiadas para la preservación de los fondos marinos. En la zona marítima del Parque Natural solamente se permite la pesca artesanal, que no en todo su ámbito, ya que existen zonas vetadas para esta actividad. El mero, la lubina, la morena y otras especies en difícil equilibrio pueden ser observadas y fotografiadas, pero están protegidas por Ley y no está permitida su pesca.

Está completamente prohibida la pesca deportiva submarina con botellas así como la recolección de organismos marinos, gasterópodos, bivalvos, cefalópodos y otras especies de flora y fauna. La pesca deportiva con caña desde la costa y embarcaciones está autorizada, con la excepción de las áreas prohibidas (zonas de baño o frecuentadas por bañistas o zonas de alta protección ) considerándose pesca deportiva aquellas capturas inferiores a 15 Kg. por embarcación y 2 Kg. por individuo para pesca de caña en tierra.

Los pecios o estructuras navales naufragadas son abundantes en esta costa de tráfico ancestral y refugio de piratas. De difícil localización y protegidos por la normativa debemos solicitar información en el A. M. A. y en las escuelas de buceo situadas a lo largo de la costa del Parque Natural, donde encontraremos especialistas que nos informarán y acompañarán en nuestro recorrido.

Se consideran Zonas de Alta Protección los enclaves de Cabo de Gata, Morrón de los Genoveses, Punta de Loma Pelada, Punta de la Polacra, Punta Javana, Islote de San Pedro y Punta de la Media Naranja.

Zonas de Alta Protección: Espacios mejor conservados tanto en la estructura de los fondos como en sus condiciones ecológicas.

La pesca en Níjar

También aquí los pescadores hablan de un descenso en el número de capturas respecto a épocas pasadas a la vez que, paradójicamente, alaban el aumento de calidad y sabor de éstas. Los motivos de nuevo son variados y curiosos: como la evaporación es alta y el aporte de agua de agua dulce de los ríos y lluvias ha descendido últimamente, ha aumentado la salinidad media. Esto produce que las capturas sean de menor tamaño pero más sabrosas ( es famosa la gamba del "canto" de Almería y otras especies que abundan los en el beril de los 200 metros, tan cercano aquí a la costa, que los pesqueros llegan a hacer la faena en 12 horas).

Además, abundan los "secos" a lo largo del litoral, donde desovan y se alimentan las especies y en inexistente, de Mesa Roldán a Cabo de Gata, la temida "maleta", sobreexcesos de algas producidos por los aportes de las ramblas con los restos de fosfatos (abonos agrícolas) que al descomponerse liberan nutrientes generando algas que llegan a anegar las redes, ahuyentando y contaminando la pesca. Costa sorprendente por su limpieza en la que aún asoman los delfines, vara algún cachalote (1994) y en la que hasta hace poco jugueteaban las focas monje, huidas por incompatibilidad con la actividad pesquera humana.

El paseo botánico

La Flora silvestre de la comarca es de las más admiradas por botánicos de todo el mundo. Zona de frágil equilibrio, se realiza hoy la gestión de su protección y recuperación. Por ello, en lo relativo al parque Natural, se precisa la autorización de A. M. A. para el arranque, recolección o corta de numerosas especies arbóreas, arbustivas y subarbustivas. Si realizamos estudios científicos o de otro tipo, debemos contactar con la Agencia o solicitar información en el Centro de Interpretación de las Amoladeras.
Especie Protegida en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar (además de las incluidas en el Catálogo Andaluz de Especies Amenazadas de Interés Especial y las mencionadas en los Tratados Internacionales suscritos por España.

El paseo ornitológico

Clasificada como Zona de Especial Protección de Aves (Z. E. P. A.), es un paraíso para los aficionados a la ornitología. Desde las Amoladeras a las Salinas de Cabo de Gata y por la estepa hasta el Paraje Natural de Sierra Alhamilla, con la única ayuda de unos prismáticos y una buena guía de aves podemos disfrutar de sedentarias, aves estivales, invernantes, migradores de paso y constantes. Existe un observatorio con información en las Salinas, otro en las Amoladeras y un albergue.

Relación de algunas aves identificadas en la zona, entre las que se encuentran








'

www.lasnegras.com 2005 Almeria Parque Natural de Cabo de Gata - Nijar 950388075